Siguen la ruta de mis ilusiones

Empezamos a contar desde cero. Este blog es nuevecito.

martes, 24 de marzo de 2015

Sin prisa, pero sin pausa



Si supiera de qué color debiera pintar mis palabras para que me entiendan, lo haría. Nadie puede querer alcanzar mi sanación más que yo.

Y ya se ha comprobado lo que he dicho tantas veces: que la prisa es mi enemiga, que no se me hace fácil organizar la cartera, los documentos, los sobres con los acetatos de los Rayos X... ¡con una mano!

Cuando podía usar las dos, la prisa me provocaba temblor, se me caían las cosas; las piernas se convertían en dos extremidades pesadas como troncos de árbol, y las rodillas no doblaban. Como resultado natural -y obvio- me golpeaba con las paredes o los muebles.

En menos de un año he sufrido dos fracturas por cuenta de la prisa. Triple factura en el pie derecho (el de mayor fortaleza, en aquél momento); y hace 6 semanas, la fractura de la clavícula (accidente que me ha obligado a paralizar todo intento de terapia física que implique ponerme de pie).

Por eso hoy, paré en seco. Frené la prisa ajena. Miré los ojos que me esquivaron y dije: "no puedo, ni voy a intentar poder Vivir a la velocidad de otros".

Hace mucho tiempo que mi cuerpo tiene una velocidad que yo no controlo. Yo solamente me aseguro que el GPS siga la Ruta de la Libertad, sin prisa, pero sin pausa. 
Así, únicamente así, puedo ser feliz (mi prioridad de Vida desde que tengo uso de razón). 

2 comentarios:

  1. Querida, esa ha de ser siempre tu prioridad! Respeta tus ritmos, respeta tus tiempos y avanza suavemente, disfrutando cada instante a plenitud!
    Te quiero!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...